• Teléfono: 958 371 333
  • Email: info@clinicasonrie.com
  • Dirección: C/ Camino de Ronda 77 (GRANADA)

La halitosis

consejos para halitosis

Mal olor bucal, también llamado mal aliento o halitosis, puede tener diferentes orígenes, y lo podemos padecer cualquier persona. Pero hemos de saber que tiene solución, solo hay que buscar la causa y poner tratamiento.

¿Que importancia tiene?

Aproximadamente se puede decir que el 30% de la población adulta padece o ha padecido halitosis en alguna ocasión. Se da por igual en hombres y mujeres y es más frecuente con mayor edad.

Además de la repercusión clara que puede tener en nuestra vida social, y a nivel psicológico del que la padece, también son posibles implicaciones con el estado de salud general, es decir hay enfermedades de relativa importancia que pueden producir la halitosis.

¿Cual es la causa?

La causa son unos gases (compuestos sulfurados volátiles) que producen las bacterias que tenemos en determinadas partes de nuestra boca, como son el dorso lingual y en las bolsas y pseudobolsas periodontales (esto ocurre en las gingivitis y periodontitis).

Aunque también puede haber otras causas de origen digestivo o de otras enfermedades.

Pero en el 90% la causa la encontraremos en la boca. Y de ellas el 60% la causa estará en nuestras encías, gingivitis y periodontitis.

Además los compuestos sulfurados que producen las bacterias y que provocan la halitosis tienen también un efecto tóxico sobre nuestras encías, alterando el epitelio, el colágeno, los fibroblastos, produciendo una respuesta inflamatoria y destruyendo en definitiva nuestros tejidos periodontales.

¿Que tengo que hacer?

Acudir a un profesional para hacer un diagnóstico de la halitosis y de sus posibles causas. Esto es muy importante ya que como hemos dicho anteriormente la halitosis puede ser una señal de otros problemas importantes.

En este artículo podemos encontrar información acerca de posibles soluciones del problema

Y una vez identificada la causa contamos con recursos terapéuticos para solucionar el problema y mantenerlo controlado.

Este artículo ha sido redactado por el doctor Carlos Álvarez
Clínica Sonríe Granada | Perfil de Google +